Pensando bajo la ducha

Foto: Zinc Shower
Foto: Zinc Shower

El agua ha dejado de correr pero muy probablemente habrá goteo… Y lo que en el caso de la fontanería es un ruido molesto al hablar de Zinc Shower, el evento multidisciplinar entorno a las industrias culturales celebrado en Madrid la semana pasada, es un signo esperanzador. Un buen comienzo de algo que se vivió de manera festiva, entregada y sin lugar a dudas con deseos de continuidad. Pero sí que es verdad que como persona involucrada en dos de sus actividades no debería de valorar mucho más allá de esas sensaciones. Estará en manos de los más de cuatro mil asistentes decidir el buen hacer o no de esta ducha pensadora, y del alcance con que crecerá en sus próximas ediciones.

Por mi parte, tengo que agradecer ante todo la buena disposición, colaboración y estupendas aportaciones de los asistentes a las dos desconferencias que presenté (jueves y viernes) bajo el título de No tengo tarjetas. Dos encuentros muy sui generis en cuanto a lo que caracteriza una desconferencia, ya que habitualmente no se rigen por un tema monográfico. Al tratarse de un género participativo libre y abierto, confeccionado de manera única por los asistentes, ceñir una desconferencia a un tema es recortar un poco su potencial… Sin embargo en esta ocasión, al tratarse de una idea enmarcada dentro de las actividades de networking, se me ocurrió que podía ser interesante dar una excusa de arranque, pensando en todos aquellos que podían necesitar un empujón para conectar con otros asistentes. ¿Dependemos de las tarjetas para relacionarnos en un contexto profesional? ¿Qué pasa cuando no las tienes? ¿Cómo reducir a una frase lo qué hacemos? ¿Sirven para algo las tarjetas virtuales, los códigos QR o remitir a la gente a nuestros perfiles en redes?

Lo que empezó como un encuentro desenfadado y un trampolín para conocer otra gente, derivó a un montón de cuestiones. Reflexionamos sobre nuestra identidad personal, la representación, nuestra tecnofilia, nuestro fetichismo, protestamos, pudimos reír, e incluso dar pie a ideas creadoras. Y lo más importante: fueron los asistentes los que construyeron la conferencia sin protagonismo alguno de gurús, líderes o predicadores. Así que mi más sincera enhorabuena a los desconferenciantes, con o sin tarjeta.

pelea_gallos_edit
Foto: Zinc Shower

En la mañana del viernes pude participar además en el formato llamado Pelea de Gallos: un debate mano a mano de (supuestas) posiciones encontradas, en el que me tocó dar vueltas al papel de la publicidad en las redes sociales, bajo la pregunta: Social media y publicidad, ¿implementación o suplantación? Mi contrincante era Paloma Bas, Directora Ejecutiva de la agencia Sr Burns. Independientemente de que ambos procedamos de una experiencia similar (matizada) en el entorno agencias, las aproximaciones de inicio fueron bien distintas. A la pregunta de “¿cuál sería la campaña que no harías?” mi colega Paloma respondió que el límite debe ser los Derechos Humanos y yo maticé que “lo que no aporta valor”, aunque cínicamente abrí la conversación diciendo que todo profesional de publicidad sólo rechaza una campaña que no está bien pagada…

A partir de ahí tuvimos un peloteo amable que en ningún momento derivó en pelea, a pesar de que mi boutade (sincera) de que “las marcas se tienen que ir de los social media, si no tienen nada que decir” apenas caló… aparentemente. Esta consideración y otras parecidas, por mi parte, acerca del rol torpe, equivocado y unidireccional que una mayoría de marcas y organizaciones realizan en las redes sociales sí que tocó fibras, a juzgar por algunos comentarios en Twitter y al final del encuentro. Lo que me lleva a la necesidad de profundizar próximamente en algunas de esas cuestiones por esta ventana. Una lástima, eso sí, que la vergüenza o timidez de los asistentes solamente se tradujera en una pregunta desde el público: los comentarios no solamente flaquean en Facebook, sino también en la vida offline.

En resumidas cuentas, un par de jornadas de inspiración e ideas que debo agradecer explícitamente a las entidades organizadoras/colaboradoras como stage Planet y Uttopic_US, y en concreto a personas como Olivia Czetwertynski, Caroline Jerome, Miguel Méndez, Sara Magán, Andrés Lomander, Mariana Cancela, Emmanuel y a mis queridos compadres de Fazeta.

Anuncios

Un comentario en “Pensando bajo la ducha

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s