Érase una vez en un país llamado Tropicalia…

tropicalia_cartelAyer noche pude ver la versión DVD del documental Tropicalia (Marcelo Machado, 2012), la apasionada crónica del movimiento multicultural brasileño surgido a finales de los años 60 y liderado por Caetano Veloso y Gilberto Gil. La película acaba de editarse en el Reino Unido por Mr Bongo, y se puede adquirir (también en BluRay)* a través de distintos canales de compra online. Un dinero bien gastado seas o no fan de la música brasileña, porque si te gustan los documentales históricos este trabajo es uno de los mejores de la cosecha actual.

Estrenado en septiembre de 2012 en Brasil, y presente en más de 15 países de todo el planeta incluyendo festivales como los de San Sebastián y el IN-EDIT de Barcelona, se trata de un clarificador y entretenido viaje de “sonido y furia” (como diría el Macbeth de Shakespeare) a un movimiento transcultural del que a menudo se ha hablado sin prestar atención a lo que resulta ser la frase promocional de la película: “¡Ustedes no están entendiendo nada!”. Pero estamos de suerte, porque con este documental  las tinieblas darán paso a la luz y no solamente descubrirás o redescubrirás un período musical efervescente, loco, y tremendamente vigente, sino que además puede que sientas el despertar necesario de insubordinación y transformación radical que las artes están olvidando en este momento actual de rotura, crisis y reinicio. ¿O solamente podía pasar en Brasil?

No es éste el lugar apropiado para revisar juntos el contexto, antecedentes y desarrollo de lo que se llamó tropicalismo (a raíz del disco fundacional Tropicália ou Panis et Circensis), sobre todo cuando todavía podéis leer el excelente trabajo de síntesis realizado por Florián Sánchez en la revista del festival Worldwide (verano de 2011) con el título de Tropicalisme: le maëlstrom de la revolution. Pero sí una cosa queda clara es que la combinación del sesentayochismo global, la dictadura, los movimientos de vanguardia en teatro y cine, el “descubrimiento” de los territorios de nord-este brasileño y su música, y la respuesta callejera a la hiperburguesada Bossa solamente podían darse en la selva sociocultural de Brasil de aquellos años.  Y aún sigue el debate… Mientras tanto el film de Machado consigue bucear entre una tonelada de fotografías, vídeos, testimonios actuales, grabaciones discográficas y recortes de todo tipo para montar prodigiosamente un viaje sincero al corazón y alma de los artistas que forjaron consciente e inconscientemente ese movimiento, lleno de rabia y alegría, de hambre y diversión, de colores y sombras, de dolor, represión y exilio, para tatuar en nuestra memoria un cúmulo de sensaciones propias y ajenas de orgullo, admiración, nostalgia y ganas de volver a empezar. Porque si bien sabemos que el tropicalismo no podría volver bajo ningún trazo de revival, muchos de sus desgarros y su energía de cambio deberían de revisarse regularmente para despertarnos en cualquier parte de este pequeño planeta de colores y agua. ¿Podemos?

*Tropicalia se está exhibiendo en cine por varias salas de Londres durante este mes de julio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s