Filmin Music Festival 2013: ver para oír

Imagen

Si hace unos días confesaba por aquí un placer bien jugoso como son los documentales musicales, aquí llega (o más bien ha llegado) un banquete: el Filmin Music Festival. La segunda edición de un festival que recoge las experiencias vividas por la plataforma Filmin con el festival especializado In-Edit, y lo convierte en un ciclo bien cocinado, en buena temporada (como es el verano, en el que nadie se asoma a los cines ni por accidente) y con todo tipo de aderezos y sabores. Vamos a echar un vistazo y compartir lo que descubrimos con lo que cuesta el bono para el ciclo: 7 euros de nada.

Ante todo hay que avisar que las 37 películas del ciclo no son todas documentales, y no son precisamente estrenos o descubrimientos. Salvo cuatro de ellas que tal y como la gráfica del festival insinúa serían cabezas de cartel (muy inspirados en la jerarquía y espacios con los que juega el FIB). Se trata de Auto (Luis Alfaro, España 2013), que en palabras de su director es “un retrato humano, una historia sobre artistas y sus búsquedas, sobre conseguir el éxito y, aún así, seguir más allá o sobre fracasar y todavía no cejar en el empeño”, o como se buscan la vida los músicos grades y pequeños sin mercado discográfico ni casi nada de lo que antes se conocía como industria; Hit So Hard (P. David Ebersole, Reino Unido 2011), sobre el proceso autodestructivo y clónico vivo por la banda Hole, y el vía crucis de drogas y rock n roll protagonizado por la batería del grupo, la mítica Patty Schemel; la película de culto Brothers of the Head (Keith Fulton, Louis Pepe, Reino Unido 2005) en la que un falso documental retrata las andanzas bizarras de unos hermanos siameses en la escena británica punk de los años 70; y la joya del paquete, Thunder Soul (Mark Landsman, EE.UU. 2010) o el retrato homenaje a una de las mejores bandas de funk amateur de todos los tiempos, la Kashmere Stage Band.

A partir de ahí la lista de clásicos, infravalorados, rarezas y todo tipo de opciones le puede llevar a uno por el macrocosmos festivalero (Festival Express, Glastonbury, All Tomorrow’s Parties); el infierno de las grandes estrellas (Upside Down: The Story of Creation Records, Metallica: Some Kind Of Monster, End of the Century: The Story of the Ramones, y la recientísima Sound City, sobre el estudio de grabación norteamericano del mismo nombre); la estela del mundo indie, los niños prodigiosos, la música Made In Spain, el hip-hop, o los inefables Daft Punk (con dos películas metidas un poco a capón, la verdad).

Ayer noche estrené mi pase con la irresistible Thunder Soul (cuyo trailer podéis ver justo encima de estas líneas). Una contagiosa y emocionante crónica que no solamente recupera una banda mítica entre los expertos, diggers, beatmakers y enterados del funk mundial, la Kashmere Stage Band (cuyos discos originales han llegado a pagarse 900 dólares… cuando los encuentras), sino que además logró reunir a los integrantes originales del período de oro de esta High School nortemaericana para un concierto homenaje a su fundador, Conrad “Prof” Johnson. Lo tiene todo esta película, a pesar de una primera parte floja en la que se quiere contar todo, y acabas subiendo el volumen del audio, llorando, riendo y empapado del espíritu de cambio, inspiración y autoafirmación que esta banda supuso y que, gracias al documental ha vuelto a los escenarios mundiales (como hubieramos deseado ver, en vez de esa reunión oportunista que son los actuales Earth, Wind & Fire).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s