Crea, copia, pega, recrea

Gracias a la amable invitación de Michael Stanton, el arquitecto y profesor de la Universidad de Maryland que hemos visto incorporado a mi círculo de amigos y amigas de la mano de la artistamiga textil Verónica Casado, hoy martes por la tarde estaré participando en el interesante proyecto Copy? Right que se viene desarrollando desde el mes de septiembre en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid, y en el que Michael es uno de los Profesores Residentes. Este laboratorio – que me gustaría llamar de acción y pensamiento – lleva el irresistible título de La arquitectura de la ciudad en la cultura DJ, y lo que es aún más divertido: la copia (como herramienta de creación y como canal “de transmisión de pensamiento, socialización de ideas y expansión del conocimiento”). Dice Michael que me toca de lleno por todo lo que hago, por mis devaneos como DJ, y por las respuestas que puedo proporcionar. Atentos, porque entre los conferenciantes ha pasado nada menos que Dj Spooky… Lo que Michael no sabe es que me divierte mucho que me haya llamado, elegantemente, falsificador. Pero claro, nos ha tocado vivir en la época suprema de la impostura. Por muchos motivos.

¿De qué vamos a hablar esta tarde? Obviamente, no voy a perpetrar un spoiler de mi propia charla, pero si que es verdad que me saltaron a la cabeza un puñado de ideas que merece la pena compartir por aquí, por si alguien quiere echarme en cara cuando nos veamos en lo que espero sea una conferencia boomerang. Porque no soy un estudioso de ninguna materia que no sea mi ombligo, porque primero fui espectador, luego contador, después creador para acabar en pulpo multitarea. Así que mis perjudicadas neuronas reaccionan por espasmos eléctricos cuando son estimuladas con un concepto. Por ejemplo, nada más pensar en el encuentro de esta tarde, me vinieron estos pensamientos:

Crear es algo superior, pero se pasa frío ahí arriba. El creador en casi cualquier lengua y en mayúsculas es también Dios, que salvo en las culturas más espabiladas, en general se le dibuja abuelete, en una montaña, más solo que la una. Se equivoca y mucho, pero lo que se espera de él es que responda a nuestras enormes expectativas. Los jóvenes creadores son viejetes prematuros y nadie les habla en las fiestas.

Crear es partir de cero, pero esta carrera ya empezó hace mucho. Seguir buscando la originalidad es agotador, cuando el arte está repleto de neos (neoclasicismo, neomúdejar, nu-folk, nu-disco…), manierismos, post-algo, y sobre todo mucho pop. Además, Kirby Ferguson nos ha jodido pero bien con su “Everything Is A Remix“.

El futuro fue ayer, viene en caja de lujo y es interactivo. Sea libro, cuadro, film, disco, foto o pensamiento es susceptible de transformarse en caja de edición limitada y arrancar con una campaña de crowdfunding. Es por nuestro bien (común). Vivimos inmersos en la Retromania, que se lo pregunten a Simon Reynolds.

Copiar es divertido, y encima te pagan. Lo hizo Picasso, lo hace Tarantino, todos los publicistas forrados y admirados de este mundo, una manada extensa de escritores y por desgracia miles de gobernantes. Ahora los periodistas también copian, lo que les pasan en brief sus jefes. Aunque si eres despierto puedes hablar de homenaje, citación, cover, remake, revisitación o mash-up. Alabado sea Xerox.

La culpa la tiene el ratón y la pantalla táctil. Porque el tamaño, hermanas carnales, importa. El ultra-post-modernismo no necesita escribir, aparatos, oficinas, dinero o gente: sólo necesita un smartphone con el que pintar, fotografiar, filmar, editar, descargar, pinchar, escribir o dar órdenes activadas por voz. ¿Estudio de artista compartido? Si quieres compartimos mi adsl o mi cuenta de Mega.

Todos somos djs, por eso nadie baila. Sabemos la canción perfecta para cada momento, llevamos una biblioteca en la tarjeta miniSD del móvil, una aplicación para fotos que ya quisera Magnum, y la respuesta para cualquier duda en dos enlaces de Google. Este concierto lo hacemos todos, es gratis y tampoco era tan difícil: apártate. ya no eres tan especial.

El cinismo es una pose, copiada y de supervivencia, como ejemplifica este artículo.

“Ayúdame Obi Wan Kenobi, eres mi única esperanza”

Hace tiempo que vengo lanzando en cenas y chácharas de barra, por desgracia mi versión más accesible de un laboratorio de innovación, un prototipo de idea. (Nótese cómo el lenguaje postmoderno altera una frase que antes sería: “se me ha ocurrido una gilipollez…”). Seguimos. La ocurrencia es el Síndrome de Obi Wan Kenobi, o La que has liado con un holograma, Leia. Porque lo que en la caverna de Platón era original, en Star Wars la monta parda y aún no ha acabado. La vida habría sido más fácil para todos si no hubiéramos visto jamás la proyección y la frase de ayuda de la Princesa Leia.

Obi es Google. Es el nuevo orden mundial de La Creación: cualquier trama, idea, nombre, o escupitajo en busca de la originalidad, del sinpar, te devuelve 2 millones de entradas. Google te lo explica todo, te da instrucciones, corrige lo que se teha ocurrido o te obliga a cambiar de idea. El monumental peso del pasado, incluso de lo que acaba de suceder y ya es pasado, ha destrozado el presente y no digamos el futuro. Si no está en Google y en cantidad abundante de entradas, no ha pasado. y como aún no hemos creado un Google que busque hacia el futuro, el bloqueo y vértigo es superior. La creación se rige por los motores de búsquedas, las estadísticas de tráfico en web, el número de fans y seguidores, el alcance de tu comunidad. Un concierto no sucederá si el artista es escaso en redes, no está enYouTube, no se menciona en blogs. Una historia, una novela, no será película sino es mayormente aceptada e indexada en Google. Un estilo, una tendencia, un movimiento no existirá sino ha sido convertido en holograma del pasado inmediato por Google. Luke. R2d2 y 3PO están muy a gusto hasta que Obi les da el resultado de su búsqueda.Y ya sabemos la que se lía después… ¿Qué habría pasado si no hubierna descubierto nunca el significado del mensaje? Pero mejor saltemos al hiperespacio.

Esto es una invitación a dar vueltas a algunas de las ideas que abordaremos hoy para pensar en clave de DJs algo tan, aparentemente, lejano como la arquitectura. Habrá hoy ejemplos vivos de recreación y copypaste en mis trabajos de publicidad recientes y algunos devaneos musicales. Tiempo, quizás, para contemplar la creación (humana, artística, técnica) como esa imagen de más arriba: como un flatline con picos. Porque ya saben ustedes que todo este follón viene por nuestra incapacidad para aceptar que todo se acaba.

Les espero en

crea copia pega recrea

Anuncios

Un comentario en “Crea, copia, pega, recrea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s