Con P de Peter de Polyfonias y de Poesía

Si hay algo que no va de la mano es la combinación de las palabras “masivo” y “poesía”. Masivo, en cuanto a un volumen de personas congregadas entorno a algo, o en cantidad suficiente para crear impacto. Como es el caso del llamado “crowdfunding” o “micromecenazgo”, en su edulcorada traducción española. Un fenómeno global y transcultural que si bien parece apelar a una masa desconocida para movilizarse y financiar un proyecto, en colectivos más o menos anónimos que no suelen pasar de varios cientos, al final ha creado una vuelta de tuerca al relamido discurso del “poder de las minorías”. ¿Y puede haber algo más minoritario que la poesía? Pues os presento Delta: un proyecto de palabras y música, poesía y jazz, de cuatro idiomas convertidos en uno sólo y la voz que las conduce, la de las Polyfonías. Un proyecto en busca de su masa mecenas…

Cuando le quedan aproximadamente dos semanas de campaña en la plataforma Verkami, Delta Peter Wessel Polyfonías Poetry Project ha movilizado a 40 bienhechores y obtenido algo más del 25% de su objetivo. Un esforzado trabajo de gota a gota que su promotor, Peter Wessel, ha ido documentando en el blog que ha abierto en la plataforma, donde informa de los avances, documenta las más de doce horas de trabajo diarias que dedica a su campaña, y de paso nos hace sentir más cercanos a quienes hemos decidido apoyarle, tanto en esta campaña como en su emocionante viaje personal de más de diez años conduciendo un proyecto que ha recogido gran parte de sus infinitas pasiones vitales, como son el lenguaje, la música jazz, el cruce de culturas grabado a pecho en su propia familia, y en definitiva la belleza inconformista. Lo confieso: Peter es un querido amigo desde hace mucho tiempo, desde que nos conocimos en las huestes que trabajabámos en la desaparecida Cuadernos de Jazz, y en otras aventuras a las que nos hemos lanzado juntos, siempre con la misma mezcla de ingenuidad, optimismo y descalabros, a pesar de los años biológicos que nos separan. Digo biológicos porque os juro que en muchas ocasiones el más joven de los dos, en espíritu, es Peter. Lo que le separa radicalmente de ese otro Wessel, filósofo noruego, que aparece raudo en las búsquedas de Google, y que en su “visión pesimista de la existencia humana” no tiene nada que ver con este Gran Dánés y vecino adoptivo de Lavapiés. Peter cree en lo que hace y como es un cabezón emocional no hay quién le aparte del mal camino: por eso ha cosechado éxitos como Polyfonías, contra la mala opinión de muchos ignorantes que aconsejaban lo que los mediocres mejor conocen: no hacer nada. Ahora, por si fuera poco, se zambulle en las agitadas aguas del crowdfunding.

Polyfonías Poetry Project” es poesía y música para gente que sabe disfrutar de la armonía de sus propios planteamientos, que confía en los criterios que ha desarrollado a través de sus vivencias y que no busca rodearse con un máximo de ruido y de lo último en *trending topics para así difuminar sus dudas existenciales.

wessel polyfoniasUn salto a lengua abierta

Recogiendo el tipo de guiño que tanto divierte a Peter, fan confesado de los juegos de palabras y los dobles sentidos, la nueva entrega de su proyecto de poesía en cuatro idiomas es un salto a lengua abierta (más que a tumba abierta). Tras haber viajado extensamente con su primera grabación (Polyfonías, 2007), y tras haber multiplicado su persona escénica en un trío (acompañado del guitarrista Mark Solborg y el clarinetista Salvador Vidal) llamado precisamente Peter Wessel Polyfonías Poetry Project, el siguiente paso que les quedaba en su pasaporte multinacional era sumergirse en la cultura de las comunidades online y los nuevos negocios digitales. Reforzar el vínculo que han construido con las audiencias de los numerosos países visitados con Polyfonías, y forjar una alianza de compromiso y apoyo con el que sacar adelante un disco, un libro y una gira internacional. De repente, una lamada me pone al corriente de sus planes. Durante una sentada conjunta – a la que acudí como friqui de todas estas vainas digitales – al bueno de Peter le daban vueltas los ojos. Me tocaba ser el mensajero de las malas noticias: lanzar una campaña de crowdfunding es un trabajo descomunal de más de dos meses a full, una persecución sobrehumana para alcanzar primero a tu comunidad semilla (los amigos y familiares) y seducir después a los desconocidos (los “locos” de la regla de oro del crowd), una reválida dura sobre tu alcance real entre público y curiosos, y en el peor de los casos, un sonoro fracaso. Ahora bien, si no se tiene nada que perder más allá de la vergüenza… La decisión ha sido, como ahora podemos ver todos, la más valiente. Intentarlo: siempre.

Existen motivos de sobra para apoyar esta campaña, para todos los que no son amigos y familiares. La calidad lírica y musical del proyecto habla por sí misma (como se puede comprobar en los clips de Soundcloud de más abajo, otra materia en la que Peter se ha inicado); las recompensas son justas e inteligentes, abarcando desde el apoyo simpatizante sin recompensa material hasta esa joya ofrecida en el tramo más alto, como es acudir a la casa medieval de Peter en Conques-en-Rouergue donde disfrutar del arte del Buen Anfitrión de la mano del popio poeta…  Así que anímense a compartir, apoyar y sumarse a esta iniciativa. Estoy convencido de que formar parte de esta masa nos hará un poco más felices a todos.

PINCHA AQUÍ PARA APOYAR LA CAMPAÑA DE Delta EN VERKAMI

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s