Quitad esas botellas, por favor

Por algún extraño motivo dejamos que ese gran arbusto loco llamado publicidad se salga con la suya, incluso en aquello que se le supone cierto criterio: la elegancia. Diréis (con razón) que sobre gustos no hay nada escrito, pero en realidad es de lo que más hablamos. Lo que nos gusta y lo que nos disgusta. Como en asuntos de marcas y venta los que saben ya no son los profesionales de la comunicación intencionada sino los clientes (gran excusa del supergremio), a los que se debe obediencia ciega, nos toca tragar con soluciones tan horrorosas y molestas como la colocación de producto en las ruedas de prensa del fútbol. De verdad, ¿es necesario parapetar a entrenadores y jugadores con esas botellas de cerveza, refresco y energizantes, justo debajo de sus narices?

Todo empezó con ese muro de la marca loca que son los fondos multilogos en graciosa ordenación calculada para que el reparto de impactos sea proporcional, ya que es sabido que en deporte un estornudo se convierte fácilmente en huracán y nada queda al azar. Ahí caben las marcotas, las marquitas, las multis y los negocios locales. Bien pensado, tendría mucha más gracia que esos fondos fueran de la Pescadería Rías Baixas, una Mercería La Sole o las Bodegas Sixto. Refrescando en la memoria batallitas de viejuno es bien posible que el primer trabajo de publicidad que tuve en mi vida es cuando, apenas con 14 años, los mocetes y mocetas de la Asociación Aleph del Barrio de la Esperanza íbamos por los negocios de nuestra enorme colonia vecinal pidiendo contribuciones para las fiestas que organizábamos desde el Aleph. Con quinientas pesetas, mil, cinco mil o incluso más se incluía su nombre y logo en el programa de fiestas, que ya entonces sumaba más páginas de patronos que la propia lista de eventos. La moraleja de ese recuerdo es el buenrollismo de tres o cuatro negocios de barrio que, aportando más que ninguno, pasaban bastante del crédito. No digamos ya del logo… ¿Por qué? Las buenas gentes de La Esperanza sabíamos muy bien quienes eran los verdaderos ángeles protectores de las fiestas, sus almas generosas, aunque no estuviera justificado en letra negra sobre blanco. También sabíamos quienes intentaban lavar su mala fama con su generosidad inventada, y su logo bien grande en el programa.

Hagamos pues las preguntas oportunas. ¿Qué han hecho Mahou y Coca-Cola para merecer las molestias y feísmo de kiosko de feria que debe sufrir este señor de la foto (superior, Marcelino García Toral) sobrecargado en esos momentos por un empate muy perjudicado por un error arbitral)?  ¿Qué decir del patético balcón flanqueado por botellas inclinadas que luce Juan Ignacio Martínez en la otra foto que acompaña estas líneas? ¿Qué justifica ese horror vacui a todas luces contraproducente a la hora de comunicar los patrocinadores? ¿Qué servilismo infame hemos cocinado para que la mayor parte de las ruedas de prensa de la Liga BBVA lleven un pésimo guiñol de colocación de producto? De hecho, ¿no es bastante que esa lacra del naming nos obligue a decir Liga BBVA por sus santas narices, y un buen fajo de billetes?

Como somos muy dados a mirar al patio, jardín y refajo del otro, aún más si es de fuera, es de ley señalar que el muro logotipado multicolor es norma en una liga tan caballerosa y macarra como la Premier League. Vean sino estas fotitos de más abajo. Pero, señores marketinianos, paladines de la reputación, enarbolados de la publicidad semper eternis. ¿Notan ustedes las diferencias? A ver si vamos a necesitar una petición en Change para que nos quiten esas botellas, por favor…

botellas1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s