Cambio, ¿qué cambio?

Y llegó el momento. El duelo más esperado, aunque no el último. Aún quedan muchos partidos, muchas horas de juego. La batalla definitiva será en mayo. Y en otoño. Porque aunque hubo un vencedor, ganaron los dos de siempre. Sí, todos han ganado. ¿Hablo de fútbol? Parece, pero hablamos de elecciones.

Ayer domingo, primavera, Andalucía votaba, como en mayo lo hará Madrid y miles de ayuntamientos más. Es año de elecciones y como si fuera la Liga de fútbol, así como anoche Barça y Real Madrid echaban su enésimo pulso por el trono futbolero, PP y PSOE medían fuerzas en otro derby, ante la mirada atónita de los nuevos convidados de piedra: los pequepartidos. Unos duendecillos políticos que han estado bien revoltosos y amenazantes con trolear del todo a los dragones de siempre. Buenos contra malos, jóvenes contra viejos, coloreados contra descoloridos. Y hubo mucho juego, emoción, y ninguna herida de consideración. Es decir, nos hemos quedado un poco desinflados. Porque.., ¿ha cambiado algo?

Hay otros espacios y otros análisis más en detalle acerca de votos, circunscripciones, tendencias, demografía y migraciones de votantes. Lo que ha resultado un zarpazo de realidad es ver cómo dos dinosaurios políticos que dábamos por extintos siguen respirando. El PSOE mantiene casi los mismos votantes, mantiene su mayoría, y aunque el PP haya recibido un agujero de voto siguen fuertes, siguen los segundos. Un millón y medio de personas ha revalidado a los socialistas y más de un millón a los populares. El 62% de los votos son suyos. Sin embargo, Podemos moviliza poco más de medio millón e Izquierda Unida se queda en lo mínimo. Ah, esa gente que parecen salidos de la Cienciología, llamados Ciudadanos – nombre malévolo que implica desciudadanar a los demás – han atrapado 370 mil almas a su causa. Y lo peor, los abstencionistas. Esos pusilánimes que todo les parece bien. Dos millones trescientos mil seres que ayudan, con su brazos caídos, a que los dragones sean más gordos y los duendes más pequeños. Esa calaña que no haciendo, deshace, y se les supone millonarios en retiro para que pase lo que pase estén bien.

GALERIEopWEG
Foto: Galerieopweg

Queridos votantes, paisanos y friendos andaluces y del resto de la piel de toro. ¿No hemos aprendido nada? ¿Os parece un juego, una partida de parchís para ver qué color gana? Engaños, robo, mentiras, paro, escasez, delitos, abusos… ¿No son suficientes? ¿Qué hace falta para que reaccionemos y nos dejemos de banderitas?

El cambio es sustitución y no es recambio. Hasta la misma palabra ¨cambio¨ necesita mutar. No se trata de ganar o perder, sobre todo cuando perdemos todos. Se trata de usar el poder que tenemos para apartar a ladrones y cómplices del empleo que les otorgamos. Se trata de usar nuestra responsabilidad para abrir puertas y ventanas a un aire fresco, limpio, respirable. ¿Acaso pensamos que la basura deja de ser basura con tan sólo ventilarla?

Es un día de resaca y sonrisas congeladas. Aquí apenas se ha roto nada. El mismo espacio de siempre, de minorías responsables e informadas, queda ahora troceado y repartido entre más comensales. El plato principal, los cubiertos y hasta el mismo agua se lo hemos vuelto a regalar a los mismos buitres de ayer. Hoy pronto, prácticamente desde la medianoche, se podía escuchar sus graznidos de felicidad debajo de nuestro colchón, alimentados de un dormir tranquilo y satisfecho que se conforma con una bandera y unos colores. El despertar será aún más doloroso.

Foto: Galerieopweg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s