DocumentaMadrid 2015: verdades como puños.

Se muy bien que reducir el cine a escapismo o verdad es un poco tramposo, y que la verdad puede ser tan entretenida o más que una guerra de marcianos. Pero en ese pulso de verdades y espejismos que tanto ha radicalizado el cine del siglo 21 hay un ganador absoluto: el documental. Puede que sea por una fortaleza adquirida a lo largo de años de guerrilla, presupuestos mínimos, desventajas tecnológicas o mera práctica periodística, pero el caso es que tanto en su variante más poética o vanguardista como en su compromiso de busca y captura de la justicia social el cine de verdades goza de una salud de hierro. Pero no nos engañemos: este cine suelta relatos como puños y es imprescindible acudir a festivales como Documenta Madrid para permanecer conectados a nuestro tiempo. Once días de grandes películas y pequeños tesoros que desembarcan este jueves 30 de abril en Matadero Madrid y su bienamada Cineteca.

No lo voy a ocultar. He estado involucrado en este festival de muy diferentes maneras, a lo largo de estos 12 años de vida. Desde su incepción, cuando un grupo de apasionados cineastas pedimos y rogamos que Madrid tuviera un festival de documentales, hasta la programación de ciclos, o incluso compitiendo – en 2009 mi cortometraje Yongheng se llevó compartido el Premio Filmotech -. Pero nada supera mi placer como espectador (privado o disfrazado de cronista para otros). Y en ese sentido, la etapa actual con dos grandes secciones competitivas, la más que necesaria ventana a la producción española, y el homenaje retrospectivo a la filmografía de un creador, es suficiente fuente de placeres cinéfilos. Por si fuera poco las entradas son muy muy baratas…

Las 15 producciones internacionales que compiten por los 10,000 Euros del Premio al Mejor Largometraje documental son un variopinto y jugoso menú escogido entre lo mejor de la temporada festivalera. Me parecen totalmente imperdibles en esta sección The Look Of Silence, de Joshua Oppenheimer (continuación del extraordinario The Act of Killing y que en la reciente Berlinale Talents se presentó en un diálogo con Max Ophüls que aún puedes degustar en este enlace); Tell Spring Not To Come This Year (Dile a la primavera que no venga este año) de Saeed Taji Farouky y Michael McEvoy, es una inmersión a flor de piel en la vida de dos combatientes del ejército afgano a lo largo de un año, en primera línea de esa guerra contra el terrorismo en la que hemos metido a la fuerza a una buena parte del planeta; The Seventh Fire, de Jack Pettibone Riccobono, que con el aval de Terrence Malick y el apoyo en la producción de Natalie Portman nos traslada a un mundo de poesía visual y ruptura social visitando el universo intenso y espiritual del gangsterismo de los indios nativos norteamericanos. El largometraje Cartel Land de Matthew Heineman empezó el año llevándose dos importantes galardones en Sundance, a la Dirección y la Fotografía, por mostrar desde la intimidad y accesibilidad total el durísimo pulso de un grupo de vigilantes ciudadanos con uno de los carteles mexicanos de la droga más fieros.

THE SEVENTH FIRE – Trailer from Jack Pettibone Riccobono on Vimeo.

Tras pasear por algunos de los festivales más importantes (Cannes, FullFrame,Visions du Réel…) y ser galardonado como Mejor Largo Documental en el IDFA de Amsterdam, conviene no perderse el prometedor retrato humanista y análisis terapéutico que ofrece  Des Hommes Et De La Guerre (Sobre los hombres y la guerra), de Laurent Bécue-Renard, acerca del desgarrador regreso a casa de los veteranos de guerra estadounidenses. Íntimos y duros son también los testimonios grabados y censurados que ofrecieron un grupo de soldados israelíes, a su reentrada en casa tras su paso por la Guerra de los Seis Días de 1967.  El director Mor Loushy tira de archivos, entrevistas y reacciones frente a cámara para componer su reportaje denuncia Censored Voices, que se suma a la cascada de trabajos documentales que revisan la historia (fabricada) reciente de Israel y su política militarista.

 

Pero hay lugar también para los lienzos íntimos y construidos sobre la relación de un personaje y el espacio. Es el caso de la muy aclamda producción danesa Better Things To Come, de la directora Hanna Polak. Un impactante viaje al vertedero de basuras más grande del mundo en Moscú y el planeta de seres rotos y supervivientes que intentan salir adelante alrededor de su niña protagonista. En cambio el grupo de mujeres de La Once, dirigido por la chilena Maite Alberdi, viven y comentan la vida como un largo río tranquilo surtido de té y pastas, y alguna sorpresa más. Aunque algunos, como el agricultor retratado en Desde que el mundo es mundo (dirigido por Günter Schwaiger y única producción española en competición de largos documentales) vivan mal en los buenos tiempos y mal en los malos tiempos por la mala suerte de haber vivido donde viven, un pueblo de Castilla. Pero más esperanzadora se presenta la película de piezas cortas titulada Mother´s Wish, del danés Joonas Berghäll, que ofrece diez puntos de vista complementarios sobre la maternidad en boca de las mujeres que la viven.

Son algunos de los platos fuertes y refinados de esa competición de largometrajes documentales en la que hay hueco para la gamberrada desoxidante de The Yes Men Are Revolting o los recuerdos en VHS de un campo flotante de refugiados llamado Flotel Europa, que pude ver en Berlín y me aportaron risas y bostezos a partes iguales. Hay espacio para las angustias juveniles de Drifter, incluso en clave musical como hace Chante Ton Bac  D´ Abbord. Personalmente, a pesar de haber sido descalificada del concurso por haber gozado de un pase anterior en España, una de mis favoritas es Virunga, la crónica emocionante y visualmente bella de un grupo de personas comprometidas a vida y muerte por defender uno de los últimos paraísos naturales y animales de este mundo, el Parque Nacional de Virunga en la República Democrática del Congo.

Pero hay mucho más que ver y explorar, como son los siempre sorprendentes cortometrajes a concurso, y la ventana de documental español (que intentaré comentar en un espacio específico), secciones que uno debe encarar sin prejuicios aunque dispuesto a conocer y reconocer trazos de nuestro tiempo que iluminan, enseñan y nos comprometen mas allá del amor por el cine. Nos instalan con más firmeza sobre la vida que compartimos.

Virunga – Official Trailer 2014 from Grain Media on Vimeo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s