Se buscan seres humanos

Existen muchas razones para contar una historia pero la que sin lugar a dudas más me mueve es la condición humana. Cuando decidí poner en pie el documental Santa Fiesta tenía muy claro lo que buscaba: un retrato de animales y humanos. Y si hay algo que ha unido la historia del retrato en todas sus expresiones artísticas es la mirada. Un fulgor a veces sobrenatural que consigue conectarte con el alma del ser retratado, su pasado, incluso con el instante que el retratista ha capturado, sin importar su formato. Lo que no imaginaba es que el alimento de mis pesadillas iba a ser la gente, los torturadores, los espectadores sonrientes de un continuo de dolor y muerte que recorre España sin tregua durante todo el año. Sus ojos sádicos están presentes como nadie lo había hecho antes en el trabajo fotográfico que Kike Carbajal ha realizado en paralelo con el rodaje de esta película documental.

mg_9897-copy
Foto: Kike Carbajal.

Mientras avanzan los días para lograr el objetivo de financiación que la película necesita para cubrir un presupuesto mínimo, en el curso de las conversaciones y entrevistas que he ido realizando sobre el documental, a menudo me preguntan sobre cuales han sido los momentos más impactantes, pensando tal vez en el morbo inevitable que inspira un mapa de atrocidades como es el de los festejos patronales españoles. Y es difícil decidirse por uno sólo puesto que encuentro igual de salvaje arrastrar a empujones a un toro que perseguir a unos patos por un puerto, descabezar cadáveres de gansos que arrojarse ratas muertas. Pero si contemplamos todos estos lugares tal y como la película mostrará, una fiesta continua de procesiones, charangas y rituales de tortura animal, somos todos nosotros, toda esa gente que aplaude, baila y se deleita con la boca abierta quienes se aupan como los campeones del ser inhumano. Ojos hundidos, bocas rasgadas, mentones embrutecidos, torsos encogidos como si la perversión que se ha escondido en sus corazones les hubiera deformado desde dentro. ¿Quién os ha secuestrado?

mg_7253-copy
Foto: Kike Carbajal.

Mientras tanto los animales forzados a servir de entretenimiento a esas bestias desprovistas de cualquier condición humana buscan desesperados un superviviente, un último vestigio de quienes eran sus protectores, sus compañeros, su familia. Cuando reviso las horas de metraje acumulado para poner en montaje nuestro documental me estremezco viendo las miradas rotas y desesperadas de los Toros de San Marcos, los caballos de Las Luminarias, los patos de Sagunto, el burro de Peropalo

Foto: Kike Carbajal.
Foto: Kike Carbajal.

No puedo verlo

Por extrañas coincidencias comparto apellido con un escritor algo olvidado, Romain Rolland, pero muy presente en las referencias literarias del movimiento llamado “animalista” (que en realidad debería llamarse “humanista” por todo esto que estoy compartiendo). En su novela Jean Christophe se encuentran unas líneas que permanecen hoy en día como una oración al alma animal:

No podía pensar en los animales sin estremecerse en la angustia. Miraba a los ojos de las bestias y veía allí mismo un alma como la suya, un alma que no podía hablar, pero cuyos ojos suplicaban: ” ¿Qué he hecho? ¿Por qué me hieres así?

El ser humano es un ser que mira y observa sin parar. Más que nunca hoy vivimos sometidos a incontables estímulos de la mirada y no es extraño pensar que seamos un poco menos libres que nunca. A no ser que elijas mirar donde quieres, mejor aún, donde es tu responsabilidad mirar.

mg_7286-copy
Foto: Kike Carbajal.

Desde que hemos empezado a difundir por medios de comunicación y canales digitales el contenido y el tema de Santa Fiesta escuchamos: ” no puedo verlo”. En los teasers que hemos difundido sobre algunas de estas fiestas, incluso en la propia plataforma de IndieGoGo las herramientas de análisis nos cuentan también esa mirada retirada. Unos ojos aterrorizados que me inquietan, porque no termino de entender si en cambio soportan las víctimas de Nepal, las gentes agolpadas en las puertas de los comedores sociales, los emigrantes africanos que llegan rotos y hacinados a nuestras costas, cuando no son encontrados muertos e hinchados sobre la playa. Es quizás posible mirar el chorreo salvaje de ficción de zombis reventados, o las persecuciones apocalípticas en pantalla y sonido espectacular, cualquier festín de cuerpos tiroteados que deleitan a miles de seres entretenidos palomitas en mano. Evitamos el dolor real, enguillimos la sangre inventada. Pero, quizás cuando dejamos de mirar nos alejamos de nuestra condición humana. Si hemos sido capaces de inventar mundos e historias que parecen reales, que nos enchufan a nuestra capacidad innata de sentir empatía, compartir como propio lo que le sucede al otro, ¿por qué apartar la mirada de lo que nos pertenece y podemos salvar? ¿Porqué apartas la mirada de lo que le estamos haciendo a los animales en España?

Espero que mis palabras no se malentiendan. Ni siquiera tienen que ver con la necesidad de sacar adelante una película que ha suscitado apoyos desde más de 30 países en este amado planeta. De una manera o de otra puedes estar convencido de que la película se va a hacer, incluso con enormes limitaciones. Es más, seguro que será vista por cientos de miles de personas. Lo único que me inquieta es otra realidad: la mirada de unos seres disfrazados de humanos que ven lo que sucede y no hacen nada. He visto su corazón podrido y no les quiero en este mundo.

Seguimos necesitando tu apoyo para fianciar la película, 

con aportaciones desde 1€  en https://www.indiegogo.com/projects/santa-fiesta

Foto: Kike Carbajal.
Foto: Kike Carbajal.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s