La hora de los valientes

Hace un año íbamos a comernos el mundo. Lo que empezó en 2011 con un terremoto llamado 15M inundó las plazas de creatividad, diálogo y propuestas firmes de transformación. Los barrios volvieron a respirar vida y se volcaron en las mareas. Y las mareas pidieron un brazo ejecutor del cambio: nació Podemos y en un abrir y cerrar de ojos fuimos valientes. España levantó la mano y dio un puñetazo. Primero en las Elecciones Europeas y después en las elecciones autonómicas y locales Podemos demostró fehacientemente que hace lo que predica y funciona. No hay más que ver lo que se está logrando en Madrid y Barcelona con pocos meses de trabajo. ¿Por qué rendirse ahora y permitir que roben nuestros sueños y  derechos? Así es, la ola ha roto, ha llegado la hora de los valientes.

Porque a lo único que debemos tener miedo es a lo que hemos vivido en estos cuatro años en los que, cuando el país peor lo estaba pasando un partido de buitres que no gaviotas se lanzaba a una orgía de comisiones, ayudas a los bancos, subida de impuestos y tijeretazos en todo lo que más odian: el bien público.

Porque el río revuelto ha servido para lanzar sobre la ciudadanía un vómito ideológico para que la sanidad deje de funcionar arrancando del sistema recursos (10,000 millones menos), trabajadores y a ser posible molestos enfermos que deberían estar pagando por sus enfermedades. Un pensamiento en el que los trabajadores deben de estar agradecidos y sin protestar de recibir unos salarios limosna (22 euros al día). La idea de que si la educación es pública y gratuita debe ser mala (25,000 profesores menos desde 2010) y si no la quieres así paga por una mejor, católica y sexista. Por un mundo en el que aborto y violencia de género se legislan desde el machismo furioso e ignorante.

Porque nos quieren decir que son razonables dedicando 600 millones de euros de subvenciones a un rito cavernícola y salvaje llamado Corridas de Toros, encierros, Toro Embolado, Bous a la Mar y en resumen cualquier tortura animal entre risas alcohólicas bajo la bendición de la Iglesia (recaudando de paso solamente 60 millones de IVA). También nos quieren decir que subir el IVA cultural al 21 por ciento no ha arrasado las salas y productoras de una industria cinematográfica que daba trabajos pero también les decía en la cara NO A LA GUERRA.

Debemos ser valientes recordando que tanto PP como PSOE nos han llevado a una postguerra energética en la que siete millones de españoles tienen que decidir entre comer o pasar frío, viviendo en las casas entre mantas y luces apagadas, como si estuviéramos en La Colmena de Cela. Porque han destrozado una de las pocas cosas en las que éramos líderes: las energías renovables. Pero es que había que devolver favores a sus donantes de campaña, las empresas eléctricas.

Porque nos han dejado con una deuda en compras de armamento de mas de 21 mil millones, que bastarían para resolver empleo, sanidad y educación, además de colocar a España en una senda de Investigación y Desarrollo que nos saque del Turismo de Paco Martínez Soria.

Porque hemos visto cómo autónomos y pequeños empresarios despedían empleados y cerraban negocios porque no podían sostener sus costes de actividad, sin posibilidad de renegociar o financiar sus pagos a la Seguridad Social o Hacienda, mientras que la Aministía Fiscal colocaba en la estratosfera del latrocinio a Rodrigo Rato y sus amigos de juerga black…

La pregunta es: ¿si no conoces a nadie a quién le haya ido mejor en estos cuatro años y si tú mismo has empeorado por qué no te atreves a echarles? Hay que ser valientes y recuperar lo que nos pertenece, y necesitamos a un partido como Podemos que llega sin créditos bancarios ni donaciones clientelistas para subirse al poder, dotado de una legión de talentos que como muchos de nosotros ha vivido de cerca el descrédito de su capacitación y la explotación salarial, nacido en un terremoto ciudadano que recuperó el poder civil en las calles y las ideas que nos pertenecen y han hecho grandes, que hace un año nos llenó el corazón y las manos de ilusión y fuerza.

Por todo esto pueden contar con mi voto. Y me gustaría que fueras parte de este oleaje. Que mires dentro de ti y no te intimiden. Tú también, como yo, quieres un país libre, con salarios dignos, educación y sanidad libre y gratuita, medicamentos para nuestros jubilados, energías renovables y tarifas eléctricas protegidas, sin toros ni torturas animales, con aborto libre, sin violencia de género, desmilitarizado, sin ataduras religiosas… Todo lo que es razonable porque lo decidimos nosotros en mayoría.

Es la hora de los valientes porque unidos seremos la ola que barra definitivamente a los que solamente desean poder y dominación.

Foto: Unsplash.

 

12308813_931122073639668_400316632504985625_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s