Gente imprescindible

Te asomas a la actualidad y parece que sólo vivimos un tiempo de héroes y soldados. Es justo reconocerles, agradecerles, honrarles, aplaudirles. Pero es que además, la batalla que estamos viviendo, protegidos del exterior y en la intimidad de nuestras casas, ha traído al máximo protagonismo a un grupo de gente que nos está salvando, calladamente, cada día y cada hora de nuestro confinamiento. Me estoy refiriendo a los periodistas y a los creadores de ficción audiovisual. Pues vaya, sí, qué cosa. Son esos miles de personas, informadores en todas sus variantes, narradores en imágenes, que nos están acompañando y aliviando el enorme desafío de permanecer encerrados en casa. Honestamente, no podríamos salir adelante sin ellos.

No pretendo decir que en esta guerra extraña que se abrió ante nuestros pies, como un abismo distópico mil veces profetizado, los médicos, los científicos, los gobernantes y la ciudadanía sin cargo alguno sean menos importantes que mis colegas de vocación y profesión. Pero estaría bien agradecer, subrayar, reconocer, que la cultura y la información son el aire que respiramos y nos hace avanzar en un momento de crisis tan agudo como este. Se podría mencionar la contribución al empleo de esos dos enormes sectores de la sociedad, los miles de empleos, la riqueza colateral que generan (y de nuevo empleos relacionados), pero es que por encima de todo, necesitamos estar informados con criterios, honestidad y profesionalidad, y necesitamos ser entretenidos (con películas, series, cortometrajes, documentales) durante esas largas horas de autoencierro que hemos pactado para salvar vidas, y un poco salvarnos a nosotros mismos.

Así que gracias, muchas gracias: aunque no salgamos a las ocho a aplaudiros. Sois imprescindibles.

Photo by Branimir Balogović on Unsplash

A %d blogueros les gusta esto: